×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 431

La Revista "Fórmula Moto" dedica unas paginas a la Escuela de Toledo

Valora este artículo
(0 votos)

La Revista "Fórmula Moto" dedica unas paginas a la Escuela de Toledo

 

Mar Acebes, colaboradora de la Revista Fórmula Moto, realiza un reportaje a la Escuela, en el que cuenta como es el día a día de los niños que entrenan en ella:

 

¡Mamá, quiero ser

 

PI LOTO!
¿SABÍAS QUE LA EDAD IDEAL PARA INICIARSE EN EL MOTOCICLISMO ES A LOS 2 AÑOS? ES ENTRE LOS 2 Y LOS 5 AÑOS CUANDO LA CAPACIDAD DE APRENDIZAJE ES INFINITA. TODO LO QUE SE LES ENSEÑA A ESA EDAD ES ABSORBIDO CON TANTAN FACILIDAD, QUE APENAS  REQUIERE ESFUERZO. PRONTO, SÍ, PERO SIN PRISA.
La práctica de un deporte como el motociclismo, que requiere grandes dosis de gran disciplina y esfuerzo conde haber entrenamientos de tres horas durante tres días entre semana, al salir de clase, fines de semana…. puede parecer demasiado duro para niños a partir de sólo dos años. A ello súmale el típico patrón del padre/madre que fracasó en un deporte y busca que sus hijos cumplan aquel sueño que ellos no pudieron realizar. Complicada mezcla. Pero toda enseñanza es exigente, y sólo sigue el que de verdad le

 

La Escuela Lorenzo Competición de Toledo pertenece a la red Lorenzo Competición, un conjunto de centros de aprendizaje de pilotos de motociclismo que se está expandiendo por toda España y trabaja con la misma filosofía que la escuela Lorenzo Competición de Palma de Mallorca, dirigida por Chicho Lorenzo. Su método de enseñanza, el mismo con el que se formó Jorge Lorenzo, bicampeón del mundo tanto en 250 como en MotoGP, ya parece buena carta de presentación,¿no crees?.
Al frente de la escuela de Toledo, ubicada en el Karting Correcaminos de Recas, está José Luis Martínez Adán, piloto y monitor, que decidió transmitir su pasión por el motociclismo y dedicarse a preparar futuros pilotos.

 

COMO UNA ALUMNA MÁS
Yo ya conocía los cursos de la Escuela de Toledo, además de haber presenciado cómo era una mañana de entrenamiento de uno de los alumnos de la escuela, el campeón del mundo, Julián Simón. Sólo tienes que seguirle por las redes sociales para ver su satisfacción con el trabajo que están realizando.
No habíamos terminado de comentar algunos de los ejercicios que Julito realizaba para mejorar el equilibrio, cuando me vi subida en esa misma bici intentando mantenerlo yo también. Así empezó mi experiencia en el mundo de la enseñanza del motociclismo deportivo para niños. ¿Alguien ha mirado mi edad en el carné de identidad?
Evidentemente no aguanté más de tres segundos sin tener que poner un pie en el suelo. Mejor me subo en la moto, e intento hacer los mismos ejercicios que realizan los alumnos. En una de las pistas comenzamos haciendo giros y ochos en los que trabajamos la frenada, la postura, la trazada, la entrada en la curva, el control del gas…. no sin algún pequeño revolcón sin consecuencias.
Vamos a otra pista que llaman «el tubo». Pero… ¿cómo voy a pasar por ahí? Es una pista pequeña y muy estrecha, con muchos cambios de dirección. La concentración es clave, cualquier mínimo error y terminarás
encima de algún montón de neumáticos y entre un buen puñado de risas. Intentamos hacer algo parecido al dirt track en pista de tierra. Aquí acabé descubriendo músculos que jamás imaginé que tenía para no acabar
en el suelo en cada giro. Ahora tenemos que controlar la derrapada sobre una pista de asfalto y luego sobre una de hormigón. Al final lo conseguí, pero ¡anda que no me costó! Como broche final, salimos a la pista de karting. Todo un lujo tener toda la pista para mi sola, aunque después de unas cuantas vueltas, nos centramos en trabajar sólo una curva para corregir alguno de mis muchos defectos.

 

NO ES UN JUEGO DE NIÑOS
Después de comprobar que esto no es ningún juego de niños y que, como todo, requiere su práctica y tiempo, llega el momento de ver cómo entrenan nuestros pequeños protagonistas del día.
Lo primero que hacen al llegar es entregarle al «profe» los deberes. Sí, José Luis nos afirma que se dieron cuenta que los niños que peor trazaban eran los que peor caligrafía tenían. Ésta también es una de las asignaturas de la escuela, que además les ayuda a mejorar su atención y concentración.
Calientan y se suben en las motos. Se organizan en grupos, cada uno según su nivel, y comienzan con su rutina, los mismos ejercicios que hice yo durante la mañana. ¡Madre mía! Todo lo que yo sufrí en el tubo
y ellos lo hacen con una facilidad asombrosa... Y lo más increíble es ver la agilidad con la que se mueven encima de la moto. O lo que tardan en levantarse y ponerse en marcha de nuevo cuando se caen. Bueno,
casi siempre. Uno de los más chiquititos acabó tendido en el suelo sin moverse, teniendo que entrar el padre a levantarle. No, no se había hecho daño, pero ¡era incapaz de levantar la cabeza por el peso del casco!
El entrenamiento de hoy es un tanto especial. Como os contaba antes, cuando se sale a la pista grande, el trabajo se hace por curvas, pero hoy pueden hacer la pista completa. Algunos de los «mayores» ayudan
a los más pequeños cuando llega su turno de salir a pista, haciendo de monitores. José Luis les corrige y les anima en todo momento, mientras los niños siguen todos los consejos atentamente. No me cabe la menor
duda del buen trabajo que José Luis está realizando con todos estos niños.
¡ Ojalá que todos ellos consigan realizar su sueño!

 












Visto 587 veces